ECRP

Inscríbase para recibir el
Boletín por email
(en inglés)

Facebook

Enviar comentarios
a la Editora de ECRP.

          
Share View this page in English InicioContenido de todos los númerosContenido de número actual
Vol. 10 No. 2
©Derechos de autor reservados 2008

La construcción de “Bob”. Proyecto de explorar el cuerpo humano en el Centro Preescolar de la Universidad de Illinois Occidental

Scott Brouette
Centro Preescolar de la Universidad de Illinois Occidental

Sinopsis

Los niños del Centro Preescolar de la Universidad de Illinois Occidental, al emprender un estudio del cuerpo humano, decidieron construir un modelo de tamaño real de un cuerpo humano. Lo construyeron agregando un órgano tras otro desde adentro hacia fuera, para representar algunas de las cosas que aprendían. En el presente artículo se describe la construcción de "Bob", el modelo del cuerpo humano, y se destaca la resolución de problemas llevada a cabo por los niños durante varios momentos del proceso de construcción. También se explican las demás actividades realizadas por la clase durante las tres fases del proyecto. Este culminó con la creación de un libro para la clase, escrito e ilustrado por todos los niños, el cual podía compartirse con las familias y las personas que visitaban el aula.

Información de fondo sobre la escuela, la clase y los alumnos

El Centro Preescolar de la Universidad de Illinois Occidental está ubicado en la ciudad universitaria de Macomb (Illinois). El Centro constituye un laboratorio para muchos departamentos de la universidad, entre ellos educación, cinestesia, sociología, asistencia social, música y baile. Los padres de los niños son estudiantes y profesores universitarios y empleados de la universidad. La clase que constituye el enfoque del presente artículo era una de múltiples edades; los 22 niños de entre 3 y 5 años de edad incluían a 15 varones y 7 niñas. Siendo el Maestro Principal, yo guié a los niños en la mayoría del trabajo del proyecto. Una maestra ayudante y varias ayudantes estudiantiles también participaron. Este proyecto sobre el cuerpo humano fue la segunda experiencia de esta clase con el trabajo en proyectos.

Fase 1. El inicio del proyecto

Durante la Reunión Matutina, cuando toda la clase se reúne para discutir las actividades del día, les conté a los niños un cuento sobre una visita al médico durante las vacaciones primaverales. En las semanas anteriores, los niños habían jugado a ser médicos y tenían muchas preguntas sobre sus cuerpos. Ahora se emocionaron al contar cuentos de sus visitas al médico, la sangre y la digestión. Varios niños mostraron lesiones que habían sufrido durante las vacaciones, así como las varias vendas. Me parecía que todos los niños hablaban a la vez y ansiaban contar sus experiencias a todo el mundo. Pregunté si les gustaría investigar más el tema del cuerpo humano. La mayoría de los niños asintió con entusiasmo.

La próxima mañana les leí en voz alta el libro What's Inside? My Body por Angela Royston y Richard Manning. Los niños quedaron fascinados al ver los dibujos transversales del interior de un cuerpo humano. También descubrieron que el cerebro se comunica con todas las partes del cuerpo para hacer que funcionen como es debido.

La clase entera exploró los músculos que podían ver moverse al doblar los brazos. También hallaron que podían ver algunos de sus vasos sanguíneos a través de la piel. La clase también exploró los huesos mediante el toque. Palparon sus cráneos, clavículas, huesos de las muñecas, espinillas, costillas, columnas y los huesos de sus manos. Descubrieron la parte del esqueleto que está visible: ¡los dientes!

Después de la Reunión Matutina, algunos niños decidieron bosquejar partes del cuerpo que recordaban de las lecturas. figura 1

Figura 1. Un niño dibujó el sistema circulatorio, a partir de los libros leídos en voz alta. figura 2

Figura 2. Dibujo de una parte del sistema circulatorio. La niña comentó: “Estoy dibujando el corazón”. figura 3

Figura 3. Un niño dibujó una cabeza con la cara.

Encuesta de la clase

Durante una Reunión Matutina, encuesté a los niños sobre sus partes favoritas del cuerpo.

Niño/a Parte del cuerpo
Aera (3,7 años) cabeza
Colton (4,4 años) manos
Carol (5,2 años) manos
Corey (5,5 años) esqueleto
Dario (3,10 años) caca
Declan (3,4 años) cabeza
Erek (5,3 años) esqueleto y cerebro
Gordon (4,2 años) huesos
Jared (2,10 años) dedos de la mano
Jason (5,6 años) esqueleto y cerebro
Mel (3,7 años) piernas
Martin (3,11 años) sangre
Nick (2,11 años) piernas
Riann (3,2 años) sangre
Simone (3,6 años) sangre
Sam (3,11 años) esqueleto
Selena (3,4 años) panza
Zeke (3,7 años) sangre

Varios días después de contar muchos cuentos sobre sus cuerpos, la clase generó una red de ideas durante la Reunión Matutina:

Figura

Los niños formularon preguntas inspiradas por una que Zeke había hecho el día antes durante el almuerzo: "¿Por qué tenemos uñas en los dedos de la mano?" Las demás preguntas se presentan a continuación:

Fase 2. El desarrollo del Proyecto sobre el Cuerpo Humano

Se aprovechan variadas fuentes de información

Yo me daba cuenta que los horarios de las ayudantes estudiantiles del programa harían casi imposibles las visitas a sitios durante el presente proyecto, de modo que la investigación del cuerpo humano tendría que depender de lo que podría hacerse en el salón de clases. Los niños podían examinar sus propios cuerpos como la principal fuente de información para investigar. Yo también aporté varios modelos de órganos internos y un rompecabezas realista de un esqueleto para que los niños los exploraran. Los modelos y el rompecabezas venían de la biblioteca de educación de la universidad, la cual está ubicada en el mismo edificio que el centro preescolar.

figura 4

Figura 4. Bosquejo de “la mitad de mi mano” por Jason (5,6 años). figura 5

Figura 5. Dibujo de observación de una cabeza con ojos por Riann (3,2 años) figura 6

Figura 6. Niños exploran un modelo del corazón. figura 7

Figura 7. Se arma un rompecabezas de esqueleto.

Una visita a la clase

Una de las estudiantes universitarias que trabajaba con la clase compartió con los niños su conocimiento extenso del cerebro. Su hija había nacido con una gran bolsa de agua en el centro del cerebro. La estudiante exhibió varias radiografías del cerebro de su hija e indicó las varias regiones y formas. La bolsa de agua dejaba una zona negra en la radiografía. La madre nos explicó que era muy difícil que su hija aprendiera a caminar y a usar los brazos; tenía que usar la región en el frente del cerebro para aprender a caminar, en vez de la zona de motricidad que se suele usar.

Las radiografías les fascinaban a los niños, y muchos decidieron duplicar las imágenes en papel. Mary (5,1 años) bosquejaba los cerebros desde muchos ángulos diferentes, así como se veían en la radiografía plena. Carol hizo tres bosquejos con rotuladores en papel coloreado. El primero era un bosquejo de la imagen de una radiografía que la ayudante estudiantil había traído a la clase, con una bolsa de agua en el centro. Otro bosquejo representaba los ojos y las cuencas de los ojos, que podían verse en una de las radiografías. Un tercer bosquejo representaba una radiografía de la región superior del cerebro y mostraba los dos hemisferios. figura 8

Figura 8. Bosquejo de la radiografía traída a la clase por una visitante, con la bolsa de agua en el centro. figura 9

Figura 9. En el papel anaranjado se ve un bosquejo de los ojos y las cuencas de los ojos, como se veían en una de las radiografías traídas a la clase por una ayudante estudiantil. En el papel verde se ve un bosquejo de la región superior del cerebro que representa los dos hemisferios.

Se expresa un interés en hacer modelos

A principios del proyecto quedó patente que les interesaba a los niños usar modelos tridimensionales para representar los hallazgos de su investigación del cuerpo humano. Parecía que les fascinaban especialmente las funciones internas del cuerpo. Por ejemplo, había muchas discusiones del estómago durante las Reuniones Matutinas.

Se construye un estómago

Un grupo de niños decidió que les interesaba hacer la simulación de un estómago y la manera en que funciona, pero no sabían cómo empezar. Primero discutieron los materiales: ¿Qué podría contener comida y agua? Se eliminó el papel porque no contendría comida y agua. Los niños ya sabían que dentro del estómago la comida no es seca y que cuando se bebe agua esta también va al estómago. Finalmente, Mary sugirió usar una botella. Los niños y yo hallamos debajo del fregadero un recipiente trasparente que podía servir de estómago.

Luego los niños y yo discutimos lo que pasaba a la comida antes de que llegara al estómago. Jason dijo que la comida necesitaba masticarse para que se pudiera tragarla. Los niños tenían acceso a prétzeles y zanahorias, que por casualidad sobraban después de la merienda, y decidieron echar estos al estómago. Era fácil quebrar los prétzeles, pero surgió el problema de cómo partir las zanahorias en trozos pequeños (sin masticarlas nosotros mismos). Varios niños sugirieron usar cuchillos, pero les recordé que no estaba disponible ningún cuchillo afilado en el salón de clases. Después de debatirlo por un rato, acordaron que se podían usar tijeras para cortar las zanahorias.

figura 10

Figura 10. Se cortan las zanahorias en trozos.figura 11

Figura 11. Se meten las zanahorias al estómago.

Los niños echaron trozos de prétzeles y de zanahorias a la botella de plástico que representaba el estómago. Luego el estómago 'bebió' un poco de agua y fue sellado con una tapa. Los niños notaron inmediatamente que los prétzeles empezaron a descomponerse y volver de color café el agua, justo como lo que pasaría en un estómago real. El modelo del estómago se colocó en un estante del salón para ser observado más. Los niños siguieron examinando su contenido a diario.

figura 12

Figura 12. Los niños observan mientras la 'digestión' comienza.

La construcción del estómago modelo estimuló la creación de un modelo completo del cuerpo humano. Durante cada reunión los niños mencionaron los nombres de partes del cuerpo que querían incluir en la construcción. La lista de todas las partes que querían agregar al modelo incluía agua, piel, pelo, dedos de la mano, el intestino grueso, el intestino delgado, la cabeza, los huesos, los pies, el cuello, las piernas, la sangre, el corazón, los vasos sanguíneos, las arterias, los glóbulos blancos, los brazos, las manos, el cerebro, los músculos, los ojos, la boca, la nariz, las orejas, el mentón, los dientes, las encías, la frente, las mejillas, las rodillas, la columna, la lengua, las pestañas, los pulmones, las uñas de la mano, las uñas del pie, los hombros y las gafas. Una vez que la lista era completa, Jason sugirió que la clase trabajara en el modelo durante "muchos días".

Se agregan intestinos

Dos días más tarde Carol preguntó sobre hacer intestinos modelos para acompañar el estómago modelo. Ella había llevado a cabo sus propias investigaciones en casa. Tenía muchos libros sobre el cuerpo y describía muchos de sus descubrimientos durante las Reuniones Matutinas. Varios niños interesados se formaron en un grupo para planificar lo que se necesitaba para construir intestinos. Carol sugirió lo siguiente: "Podemos conectar tubos de plástico al estómago para que la comida pueda bajar. El intestino delgado es más angosto pero es más largo que el intestino grueso. Deberíamos tener un tazón al fin para que salga la caca."

Los niños tuvieron muchas ideas sobre cómo proceder. No estaba disponible ningún tubo de plástico, de modo que al principio querían usar un tubo de cartón para papel de envolver; pero se dieron cuenta que este no se doblaba como los intestinos reales. Después de discutirlo por un rato, decidieron enrollar papel duro para hacer tubos y luego doblar los tubos para simular las curvas de los intestinos reales. Usaron cinta adhesiva para fijar las formas dobladas y juntarlas al modelo.

figura 13

Figura 13. Se fijan los intestinos con cinta.

Se construye un armazón

Varios niños se formaron en un grupo para construir un armazón que apoyaría el modelo del cuerpo. Yo llevé a la clase tubos de PVC para el uso de los niños. La clase hizo observaciones de los propios cuerpos, los comparó a los materiales de construcción que estaban disponibles, y luego ideó un plan de acción. Carol pensaba que la parte central debía ubicarse donde se hallan los pulmones en los cuerpos humanos. El tubo formaría una cruz para representar las piernas, los hombros y el cuello. El grupo decidió que el armazón tendría el mismo tamaño que Corey. Yo corté el tubo de acuerdo a su idea.

Después de que fue armado, el armazón no se quedaba erguido solo. Los niños se preguntaban qué podrían hacer para que se sostuviera. Cuando intentaban inclinarlo contra la pared, se cayó. Alguien sugirió que se podría sostener con una almohada, pero los niños pronto se acordaron que las almohadas se necesitaban para las siestas. Alguien dijo que pensaba que el modelo podía fijarse con cinta a la pared en el corredor, pero se dio cuenta que sería difícil trabajar en el modelo si estaba en el corredor. También se señaló que mucha gente podría pasar al lado del armazón y derribarlo. Finalmente, Carol sugirió colocar el armazón en un tazón. Cuando pusimos a prueba esta estrategia, el armazón se cayó otra vez. Los niños intentaron fijarlo con cinta al interior del tazón, y sin embargo se cayó. Pronto el grupo decidió que algún objeto pesado dentro del tazón podría sostener el armazón, pero ¿qué objeto? Los niños pusieron a prueba bloques pequeños, bloques grandes y agua; pero nada sostenía bien el armazón. La arcilla para modelar servía bien hasta que alguien tocó el armazón y éste se cayó. Al final, alguien sugirió usar piedras en el tazón alrededor de la base del armazón: por fin habían hallado un material que sostendría el modelo. figura 14

Figura 14. El armazón del modelo, con la columna. figura 15

Figura 15. Se fija el estómago a la columna.

Algunos niños trabajaron para agregar el sistema digestivo al modelo. Primero fijaron el estómago con cinta plateada. La cinta que iba de arriba abajo no sostenía el estómago, de modo que los niños decidieron que necesitaban fijar la cinta alrededor de los lados del mismo. El siguiente reto fue el de agregar un esófago. Los niños hallaron un tubo para papel de envolver que cortaron para caber entre el estómago y la parte superior del armazón. El tubo se fijó al estómago con cinta. figura 16

Figura 16. El sistema digestivo completado.

Se meten los pulmones y el corazón

Un grupo de niños agregó pulmones y un corazón al modelo del cuerpo. Mary (5,1 años) ya tenía una idea para hacer los pulmones. Había esperado hasta que se terminara de construir el sistema digestivo, para usar globos de aire como pulmones. Los únicos globos que se hallaban en el salón de clases eran de un verde oscuro, de modo que el modelo tendría pulmones verdes. Después de llenar los pulmones de aire, el grupo tuvo que decidir dónde fijarlos. Al principio pensaban que los pulmones debían fijarse a la columna porque si se fijaban al esófago, la comida entraría los pulmones cuando era tragada. También pensaban que el aire no entraba el estómago pero después de una conversación sobre los eructos, se dieron cuenta que el aire a veces puede entrar el estómago.

Los niños pusieron las manos sobre el pecho y respiraron profundamente para sentir cómo el aire entraba sus pulmones, y se dieron que el aire sí entra al esófago, igual que la comida. Los pulmones se fijaron al esófago con cinta adhesiva. Los niños todavía no entendían cabalmente por qué la comida no entra los pulmones. ¡Esta era una pregunta para otro día!

Ciertos niños tenían ideas acerca de hacer el corazón con papel, pero no todos los niños pensaban que esto surtiría efecto. El papel no podía bombear la sangre. Luego Mel (3,7 años) exclamó: "¡Un globo!" Carol (5,2 años) quería llenar el globo con aire hasta que yo la ayudé a recordar que no se encuentra aire en el corazón. Mary dijo: "Podemos llenarlo de agua". Carol le contestó: "Échale colorante rojo para comida" para simular la sangre. El corazón, un globo verde lleno de agua roja, entonces se fijó con cinta al frente del cuerpo. figura

Figura 17. Se fija un pulmón inflado. figura

Figura 18. El corazón está entre los pulmones.   

Se construyen las costillas

Después de esto los niños querían agregar costillas al modelo para proteger los órganos. Muchos niños ayudaron a agregar las costillas. Los niños y el maestro palparon sus propias costillas para determinar la forma necesaria para simular las costillas del modelo. El grupo discutió cuáles materiales serían aceptables. Se eliminó el papel porque no sería lo suficientemente fuerte como para proteger los órganos. Los niños decidieron que el cartón sería mejor porque era fuerte y podía doblarse alrededor de los órganos como las costillas reales. No se podía encontrar ningún cartón en el armario de materiales de artes, pero el grupo descubrió grandes depresores de lenguas. Cuando se juntaban tres depresores con cinta, estos podían doblarse alrededor de los órganos para formar una caja torácica. figura

Figura 19. Se construye una costilla. figura 20

Figura 20. Se fijan costillas a la columna. figura 21

Figura 21. Se fijan las costillas al esternón. figura 22

Figura 22. Las costillas protegen los órganos vitales.  

Se agregan brazos

Uno de los pulmones del modelo se había desinflado, y por esto ciertos niños practicaron una intervención quirúrgica para remplazarlo. Mientras trabajaban, decidieron agregar manos al modelo, por lo que también necesitarían agregar brazos. Jason sugirió usar tubos. Ya que Corey había sido el modelo original del armazón, se cortaron tubos tan largos como sus brazos. Carol sugirió usar tiras de papel rojo (que representarían la sangre) y cinta para fijar los brazos al armazón. Luego los niños usaron cinta para fijar a los brazos guantes de goma llenos de papel.

La identidad del modelo

Por esta etapa del proyecto, los niños dieron votos para escoger el nombre del modelo y le pusieron "Bob". También votaron para asignar un sexo al modelo y decidieron que "Bob" sería mujer.

figura 23

Figura 23. "Bob" con brazos y manos.

El cerebro

Un grupo pequeño de niños también construyó un cerebro modelo para Bob. Los niños podían ver los bultos y surcos en el cerebro mediante las radiografías. Después de discutir cómo se ve el cerebro y mirar la radiografía de un cerebro, fuimos al armario de artes para encontrar materiales que se veían como bultos. Selena (3,4 años) pensaba que los copos de algodón servirían. El grupo entonces se puso a encontrar una manera de juntar los materiales del cerebro. Declan (3,4 años) sugirió usar cinta, y esta sirvió bien para unir las partes del cerebro. Los niños escogieron un recipiente trasparente de plástico para servir de cabeza, y el cerebro se le metió con cuidado.

Ahora les pareció a los niños que Bob necesitaba una cara. Mary (5,1 años) puso a prueba los marcadores, pero era fácil quitar la tinta con los dedos. Luego los niños pusieron a prueba los crayones, pero estos no hacían marcas en el plástico. Finalmente Carol (5,2 años) sugirió dibujar la cara en papel y fijarla con cinta a la cabeza. Mientras Carol y Mary hacían una cara con papel coloreado, Selena fijó tiras de papel amarillo a la parte superior de la cabeza para darle cabello a Bob. figura 24

Figura 24. El cerebro dentro del cráneo. figura 25

Figura 25. Se recortan los rasgos de la cara. figura 26

Figura 26. Se fijan los rasgos de la cara con cinta. figura 27

Figura 27. "Bob" va cobrando forma.  

Se construye la vejiga

Varios niños ya sabían que la vejiga contenía orina y decidieron que "Bob" necesitaba una vejiga. Después de mirar la lámina de una vejiga, Declan dijo que pensaba que alguien podría dibujar una vejiga para el modelo. Varios niños usaron marcadores en papel para dibujarla. Luego el grupo dio votos para escoger el mejor dibujo para "Bob". El dibujo de Brenn (4,5 años) ganó con 4 votos. figura 28

Figura 28. Se dibuja una vejiga. figura 29

Figura 29. Se recorta la vejiga. figura 30

Figura 30. La vejiga está fijada al cuerpo.

Y ahora, las piernas

Luego los niños agregaron piernas al modelo. Una vez más, Declan quería usar papel para hacer las piernas, pero varios otros niños del grupo decidieron que tubos de cartón, como los que se habían usado para los brazos, servirían mejor. Después de cortar los tubos para hacer dos piernas de una largura igual, Erek dijo que pensaba que las piernas deberían fijarse a la bandeja que mantenía erguida a "Bob". Después de darse cuenta que los tubos no servirían para sostener el cuerpo, los niños decidieron que "Bob" estaría sentado. figura 31

Figura 31. Se miden las piernas. figura 32

Figura 32. Se fijan las piernas seguramente con cinta plateada. figura 33

Figura 33. "Bob" ya tiene pies.

Los niños fijaron las piernas y luego querían agregar pies. Mary dijo que pensaba que los pies podían construirse de cinta, pero no podía idear una manera exitosa de hacerlo. Erek sugirió usar cajas pequeñas. Algunos niños hicieron una búsqueda en el salón de clases y hallaron cajas para pañuelos de papel; decidieron que estas podrían ser los pies del modelo.

El hígado y los riñones

Durante cierta Reunión Matutina, los niños decidieron que el modelo del cuerpo humano necesitaba un hígado y riñones antes de que se agregara la piel. Carol (5,1 años) contó a toda la clase que dichos órganos ayudaban a mantener limpia la sangre. (Una vez más, ella había hecho investigaciones en casa sobre el tema.) Sus compañeros de clase estuvieron de acuerdo que esta función era importante. Se halló la lámina de un hígado en uno de los libros nuevos de la clase sobre el cuerpo humano.

Algunos de los niños más pequeños se formaron en un grupo y se pusieron a hacer el hígado. El grupo discutió los materiales que usarían para hacerlo. La sugerencia que les parecía más viable era el papel, que también era por casualidad el material más preferido de Declan (3,4 años). Los niños querían hacer un hígado tridimensional y decidieron que éste podría rellenarse como una almohada. Riann (3,2 años) dibujó el hígado. Al principio era muy pequeño, de modo que ella hizo un bosquejo más grande alrededor de su dibujo original. Sam (3,11 años) usó tijeras para recortar el hígado de dos hojas de papel. Los niños usaron cinta para unir el papel recortado antes de rellenar el hígado. Los niños pensaban que éste debería estar lleno de sangre. Después de hacer una lluvia de varias ideas (pintura roja, crayones, marcadores), Dario (3,10 años) sugirió usar papel rojo, y esto es lo que usaron.

Fue preciso quitar las costillas de un lado del cuerpo de Bob para meter el hígado al lado del estómago. Lo fijaron al cuerpo con cinta. En este momento, los niños también tuvieron que remplazar otro pulmón desinflado.

Otro grupo de niños dibujó riñones para completar los órganos internos del cuerpo modelo. Después de leer que los cuerpos humanos tienen dos riñones, los niños usaron marcadores y papel coloreado. Luego dieron votos para escoger los riñones dibujados que se fijarían a "Bob". figura 34

Figura 34. Se recorta el hígado. figura 35

Figura 35. El hígado rellenado se está fijando a Bob. figura 36

Figura 36. Las costillas protegen el hígado. figura 37

Figura 37. Dos riñones negros se fijaron al modelo.  

Conversaciones acerca de Bob

Durante el tiempo en que se estaba construyendo Bob, los niños que habían trabajado en el modelo en cierto día hablaban de sus progresos durante la próxima Reunión Matutina. En estos momentos los compañeros de clase tenían la oportunidad de hacer preguntas y ofrecer sugerencias. Los niños también compartían información de manera informal en otros momentos, aparte de las reuniones de la clase. Por la mañana y por la tarde antes de ir a casa, muchos niños hablaron a sus padres y madres sobre sus trabajos con Bob. Cuando estudiantes observadores de cursos universitarios venían al salón de clases durante el transcurso del proyecto, los niños a menudo les explicaban con entusiasmo su construcción.

La última etapa: ¡La piel!

La clase empezó a discutir el agregar la piel a "Bob" para proteger todos sus órganos. Varios niños se formaron en un grupo para hacer la piel. Declan (3,4 años) sugirió usar papel, pero con esto surgió un problema: los niños todavía querían poder ver los órganos internos. Después de poner a prueba varios papeles coloreados y descubrir que nadie podía ver a través de ellos, los niños buscaron otra opción en el salón de clases. Todavía se enfocaban en usar papel hasta que Sam (3,11 años), quien trabajaba en la creación de una ventana de vidrio de color, le mostró a Martin (3,11 años) el celofán que usaba. Decidieron que el celofán le serviría perfectamente a Bob como una piel. figura 38

Figura 38. Se envuelve el modelo con piel. figura 39

Figura 39. Se fija la piel con cinta. figura 40

Figura 40. Se desenrolla más piel. figura 41

Figura 41. Se le dan los toques finales. Al agregarse la piel, ¡"Bob" ya estaba completo! Vivió en el salón de clases hasta el fin del año escolar. Los niños estaban ansiosos de describirles las funciones de todas las partes a todas las personas que visitaban la clase, y muchas de éstas habían visto Bob durante la construcción y parecían tener tanto entusiasmo como los niños cuando el modelo estaba completado. figura 42

Figura 42. El modelo completado del cuerpo humano: Bob.

Se diseña y se construye una habitación de hospital

Mientras se estaba construyendo Bob, surgió durante una Reunión Matutina otra actividad inspirada por el estudio del cuerpo humano. Carol mencionó la idea de convertir el área de juegos dramáticos en un hospital. Muchos otros niños también apoyaron esta idea, y se empezó a trabajar para crear un hospital. Mary y Selena generaron una lista de materiales que se necesitarían para transformar el área de juegos dramáticos. La lista, que se basaba en las experiencias previas de los niños con hospitales, incluía un carrete para médicos, teléfonos, instrumentos médicos, un recogedor de basura y una escoba, comida, un reloj, una mesa para cambiar pañales, una cuna, una cama para niños mayores y adultos, un radio, libros, una linterna, un fregadero, guantes, cobijas, ropa, juguetes, pañuelos de papel, una aspiradora, una bolsa de médicos, papel, bolígrafos, zapatos, platos, cucharas, tenedores, cuchillos, medicinas, bebés y herramientas ("por si acaso algo se rompe"). Al día siguiente varios niños recogieron materiales de la lista y construyeron la habitación de hospital. figura 43. Taking care of patients in the dramatic play area “hospital room.”

Figura 43. Se cuida a pacientes en la “habitación de hospital” del área de juegos dramáticos. figura 44

Figura 44. Una habitación semi-privada en el hospital.  

Se crea una máquina de rayos X

Algunos niños, inspirados por el conocimiento compartido por la discursante invitada sobre las radiografías, se sentían impulsados a crear una máquina de rayos X para la habitación de hospital. La construcción empezó con una gran caja de cartón. Los niños pusieron a prueba varios materiales diferentes para ver si podían hacer una sombra a través de alguno. Cuando se enfocó una linterna en el papel de periódico, los niños pudieron ver perfectamente la sombra de la persona y se permitió que el grupo trazara las sombras para hacer sus propias "fotografías de rayos X". figura 45

Figura 45. Se adjunta la pantalla de la máquina de rayos X. figura 46

Figura 46. Se traza el perfil de una sombra para crear una "radiografía".

Fase 3. Se escribe un libro sobre el cuerpo

La clase decidió concluir el proyecto escribiendo e ilustrando un libro para expresar lo que habían descubierto acerca del cuerpo humano, incluyendo las respuestas a muchas de las preguntas "por qué" que habían planteado al principio del estudio. Los niños hicieron dibujos y dictaron notas, las cuales se escribieron a máquina y se imprimieron. Estas incluían las siguientes:

Sam (4,1 años): Le pusimos manos a Bob. Usamos las manos para sostener tenedores y cucharas. Agarramos comida con tenedores y cucharas.
Aera (3,9 años): Tenemos los pies para caminar.
Brenn (4,5 años): Las piernas nos ayudan a caminar.
Riann (3,4 años): Crujes la comida con los dientes. La comida se rompe y te la tragas.

Las páginas ejemplares que aparecen a continuación demuestran la amplia gama de información que los niños decidieron expresar en el libro. figura 47

Figura 47. Página del libro de los niños: "Le metimos los pulmones a Bob. Nos ayudan a respirar." figura 48

Figura 48. Página del libro de los niños: “Tienes sangre dentro de tu cuerpo.” figura 49

Figura 49. Página del libro de los niños: "El estómago digiere la comida." figura 50

Figura 50. Página del libro de los niños: "El cerebro está dentro de la cabeza." figura 51

Figura 51. Página del libro de los niños: "El cerebro es el jefe de todo nuestro cuerpo."

Todos los niños de la clase participaron en escribir e ilustrar el libro, el cual representaba la manera principal en que podían compartir sus conocimientos nuevos con sus familias en casa. Los niños podían tomar el libro prestado y leerlo en casa con sus familiares y amigos. Después de que cada niño se había turnado en llevar el libro a casa, éste se quedó en el salón de clases durante el resto del año escolar.

Reflexiones del maestro

A mi parecer, el Proyecto del Cuerpo Humano resultó muy exitoso. Los niños estaban intensamente concentrados en su investigación y tenían una idea clara del rumbo que el proyecto seguiría para adelantarse. Al principio de las investigaciones varios niños mayores llevaban la delantera al investigar, pero para el final del proyecto muchos de los niños más pequeños eran quienes impulsaban el proyecto. El grado relativamente alto de participación de Carol era una experiencia nueva para ella. Durante el proyecto anterior había sido un poco retirada, pero este tema le interesaba mucho. Cuando compartía durante la Reunión Matutina información aprendida por ella en casa, los demás niños se emocionaron mucho al escuchar lo que había descubierto. Ahora que Carol asiste a la escuela pública, su hermana menor, Selena, se ha convertido en una líder de los trabajos en proyectos en mi clase.

Yo creo que el Proyecto del Cuerpo Humano resultó exitoso a pesar de algunos obstáculos. Quisiera contar con grabaciones comprensibles de las conversaciones ricas de los niños, pero desafortunadamente, el salón pequeño no tenía ningún área de sonidos bajos que fuera apta para hacer grabaciones inteligibles. No pude arreglar visitas a instalaciones médicas ni lugares parecidos durante el Proyecto del Cuerpo Humano a causa de los horarios de nuestras ayudantes estudiantiles. (Afortunadamente, esta situación ha mejorado, y me he esforzado mucho por incluir las visitas de excursión en todos nuestros proyectos en semestres más recientes.) Finalmente, yo hubiera preferido contar con un mejor espacio de trabajo para los niños mientras estaban construyendo Bob. Las actividades de aquel proyecto se realizaron por lo general en el centro del aula, en el piso. Los niños que no participaban en la construcción en determinado momento se veían obligados a acomodarse para no interferir con el trabajo con Bob. Desde entonces, el problema se ha aliviado parcialmente al arreglar un "cuarto de proyectos" (técnicamente, es el cuarto de observación de la clase cuando éste no se está utilizando). Con esta estrategia se ha ayudado a los niños a concentrarse en sus tareas mientras están trabajando en el proyecto.

El cambio más significativo que noté durante este proyecto, en comparación con actividades anteriores, era el empeño de los niños al construir el modelo de un cuerpo humano. La cantidad de tiempo que pasaban planificando, recogiendo materiales y construyendo me dejó asombrado. También era impresionante la cooperación entre todos los niños; estaban dispuestos constantemente a escuchar las ideas de otros niños y hacer concesiones para completar la construcción.

Muy frecuentemente, quedé asombrado al ver el orgullo de todos los niños cuando les explicaban la construcción diaria de su modelo a sus padres, estudiantes observadores y otras personas que visitaban la clase. Invirtieron una cantidad extraordinaria de tiempo y energía en este proyecto, que fue solamente su segundo esfuerzo de exploración.

Información del autor

Scott Brouette ha trabajado con niños pequeños de entre 2 y 6 años de edad en programas universitarios desde 1986. Recibió títulos de la Universidad Estatal de Illinois con especializaciones en educación de la primera infancia, psicología y medios masivos de comunicación. Scott ha sido el Maestro Principal del Centro Preescolar de la Universidad de Illinois Occidental desde el semestre del otoño de 2005. Además, ha presentado conferencias en congresos en todas partes de los Estados Unidos, y también en Nueva Zelanda. Actualmente estudia para la maestría en educación de la primera infancia en la Universidad de Illinois Occidental.

Scott Brouette
Western Illinois University Preschool Center
Macomb, IL
E-mail: S-Brouette@wiu.edu