ECRP

Inscríbase para recibir el
Boletín por email
(en inglés)

Facebook

Enviar comentarios
a la Editora de ECRP.

          
Share View this page in English InicioContenido de todos los númerosContenido de número actual
Vol. 12 No. 2
©Derechos de autor reservados 2010
¿Qué pasa en un túnel de auto-lavado? Barbara Gallick y Lisa Lee
Illinois State University Child Care Center

Sinopsis

En un centro de cuidado infantil ubicado en el Medio Oeste de los Estados Unidos, una clase de niños de entre 3 y 5 años de edad decidió estudiar un túnel de lavado para autos como proyecto grupal. El presente artículo trata la evolución del proyecto, describe sus tres fases y presenta las reflexiones de las maestras sobre el mismo. Se incluyen fotografías sacadas durante el proyecto y bosquejos realizados por los niños.

Información de fondo acerca de la escuela y los alumnos

Si Ud. ha sacado provecho del acceso gratuito a ECRP, lo animamos a hacer una contribución financiera a ECRP para que la revista pueda seguir ofreciéndose a lectores en todas partes del mundo. ¡Cualquier monto nos ayudaría!

El Centro de Cuidado Infantil (Child Care Center) de la Universidad Estatal de Illinois (Illinois State University o ISU), programa descrito en el presente artículo, sirve en clases de día completo a niños de entre 3 y 5 años de edad que son hijos de estudiantes, profesores y otro personal de ISU. El Método de Enseñanza por Proyectos se utiliza como cimiento del currículo en esta clase. Empezamos a usar este método en nuestra clase de múltiples edades en 1996.

En las clases del Centro de Cuidado Infantil se matriculan típicamente cada semestre entre 20 y 25 niños. Tres maestras trabajan en equipo para dar clases junto con ayudantes de maestros, quienes son estudiantes de la Universidad Estatal de Illinois de varios departamentos universitarios. Las maestras participantes en el proyecto “¿Qué pasa en un túnel de auto-lavado?” fueron Barb Gallick, Pam Morbitzer y Lisa Lee.

Durante este semestre en particular, nuestra clase constaba de 18 niños. La mayoría de los niños asistían todo el día, 5 días a la semana. La mitad de los niños habían asistido al centro durante el semestre anterior y habían experimentado el trabajo en proyectos en aquel tiempo. Ocho niñas y diez niños varones estaban matriculados durante este proyecto. Al comienzo del proyecto (en septiembre), había seis niños de 3 años, diez de 4 años y dos de 5 años. Cuatro niños tuvieron cumpleaños durante el transcurso del semestre. El niño menor al comienzo del proyecto tenía 3 años y 3 meses de edad, y el niño mayor, 5 años y 8 meses. Durante el transcurso del proyecto, una niña de 4 años dejó el programa.

Planificación preliminar y selección del tema

Al principio del semestre, los niños y las maestras usaron algún tiempo para conocerse mejor. Los niños exploraron la gran variedad de equipos y materiales en nuestro salón de clases. Las maestras empezamos a observar y escuchar mientras se entablaban amistades y el juego temático empezaba a emerger.

Las maestras notamos varios temas recurrentes, tanto en los temas de juego como en los juguetes con los que los niños jugaban regularmente. Estos incluían coches, lavaderos de autos, bomberos, peinados y bebés. En nuestra reunión semanal de planificación, analizamos cada tema usando como criterios las siguientes preguntas:

Después de repasar los temas propuestos, las maestras decidimos discutir con los niños el lavado de coches y empezar el trabajo de un proyecto en relación con este tema. Creíamos tener una comprensión básica de lo que pasa en un lavadero de autos, y nos intrigaba la idea de aprender más, junto con los niños, sobre la maquinaria y las partes de un túnel de lavado que no están visibles para los clientes.

Fase 1. El comienzo del proyecto

La Fase 1 incluye a veces conversar sobre las experiencias, compartir el conocimiento, hacerse preguntas en voz alta, plantear preguntas y preparar cartas destinadas a los padres de familia.

Memorias de experiencias con el lavado de coches

Cada mañana en nuestro programa, los niños y los maestros se reúnen para la ‘reunión de la mañana’: momento en que hablamos del proyecto actual, compartimos información sobre el mismo y hacemos planes para el trabajo del día. Durante cierta reunión de la mañana, Pam, una de las maestras, contó el cuento de lavar su coche durante el fin de semana. Las maestras también invitamos a los niños a contarnos los momentos en que habían ido a un túnel de lavado. Muchos niños también contaron lavar sus coches. Contaron los túneles de lavado por los que se lleva el coche, los lavaderos de autos donde los lavas por cuenta propia, y lavar los coches en casa.

Las maestras nos ofrecimos para escribir las historias sobre el lavado de coches para usarlas en la creación de un libro de la clase. Después de la reunión de la mañana, hablamos individualmente con niños sobre sus cuentos de lavar coches. Apuntamos cada cuento y más tarde los escribimos a máquina con la computadora. Por ejemplo, Joseph, de 4 años y 7 meses, dictó un cuento sobre una visita a un lavadero de autos: “Mi mami me llevó a un lavadero. No chocó el auto contra la pared. El trabajador lavó nuestro coche. Nos dejaron quedar en el coche. Lavamos el coche de mami, el coche de abuelita y el coche de Tee Tee.” Angie, de 4 años y 2 meses, contó lavar en casa el coche de la familia: “Lavamos nuestro coche en mi casa. Papi lavó mi coche, y a veces yo lo ayudo. Lo hacemos cuando el coche está muy sucio.” Una vez que habíamos impreso los cuentos, se animó a los niños a ilustrar sus páginas para el libro de la clase (Figuras 1 a 3). Este proceso duró varios días. Figura 1 Figura 1. Joseph ilustra una página impresa con su cuento del lavadero de autos para inclusión en el libro de la clase.Figura 2Figura 2. El dibujo de Joseph representa a varios familiares en el lavadero de autos.Figura 3Figura 3. El dibujo de Angie representa a su familia lavando el coche en casa.

Después de contar cuentos y hablar del lavado de coches durante una semana, creamos con los niños una red de ideas durante una reunión de la mañana (Figura 4). Pedimos que los niños nos contaran todo lo que sabían sobre el lavado de coches. Las maestras ayudamos a categorizar las ideas de los niños.

Figura 4Figura 4. La red de temas sobre el lavado de coches, creada por maestras y niños, categoriza las ideas de los niños.

Reflexiones sobre la Fase 1

Mientras escuchábamos a los niños contar cuentos sobre sus experiencias con el lavado de coches, discernimos que la mayoría de los niños estaban al tanto de los túneles de lavado automáticos, aunque tal vez no hubieran experimentado pasar por dentro de uno. Muchos niños contaron que sus padres lavaban sus coches en casa. Algunos comentarios de los niños nos hicieron creer que no estaban seguros sobre lo que pasa realmente en un túnel de lavado automático. Algunos niños habían formado teorías para explicar las partes del túnel de lavado que no podían ver cuando los cristales de su coche estaban cubiertos de jabón. Al revisar los cuentos contados por los niños, nos deleitamos al ver que habíamos apuntado historias detalladas de niños que previamente habían sido más renuentes a expresar sus ideas o pensamientos. Estas conclusiones nos convencieron de que habíamos escogido un tema muy apto para este grupo de niños.

Fase 2. El desarrollo del proyecto

La Fase 2 puede incluir las investigaciones prácticas, discusiones de actividades realizadas por grupos pequeños, la investigación de preguntas formuladas durante la Fase 1, visitas de o a peritos, la representación de información aprendida por los niños a través de sus investigaciones y la creación de exhibiciones para representar sus conocimientos nuevos.

Planificación para investigaciones prácticas

Nos parecía que los niños ya estaban listos para empezar algunas investigaciones prácticas. Un túnel de lavado ubicado en una gasolinera estaba tan cerca del centro de cuidado infantil que podíamos llegar allí a pie. Lisa, una maestra, visitó la gasolinera y habló con el gerente acerca de permitir que los niños hicieran investigaciones prácticas del túnel de lavado. Ella le explicó que los niños querían investigar el funcionamiento del túnel de lavado y que tendrían preguntas que les gustaría tener contestadas durante la visita. Le dijo al gerente que le daríamos con antelación las preguntas de los niños, para que él pudiera prepararse.

Como se ve de la siguiente lista de las preguntas de los niños, un grupo central de niños contribuyó a esta lista. Muchas veces durante un proyecto, descubrimos que un grupo pequeño de niños lleva la delantera en impulsar el proyecto.

  1. ¿Cómo funciona el túnel de lavado? (David: 5 años y 8 meses)
  2. ¿Cómo funcionan esos tubos?  ¿Adónde van? (Mark: 3 años y 11 meses)
  3. ¿Por dónde sale el agua?  ¿Hay tuberías por debajo del túnel de lavado? (Mark)
  4. ¿Tienen que limpiar el túnel de lavado? (Joseph)
  5. ¿Hay ventanas en el túnel de lavado? (Mark)
  6. ¿Hay una máquina bombeadora?  ¿Hace rociar el agua? (Darin: 4 años y 4 meses)
  7. ¿Hay un río de jabón?  ¿De dónde viene el jabón? (Mark)
  8. ¿Echan el jabón por tuberías? (Mike: 4 años y 7 meses)
  9. ¿Cómo lo llenan del jabón? (Mike)
  10. ¿Tienen que llevar uniformes? (Mike)
  11. ¿Cierran el túnel de lavado cuando está lloviendo? (David)
  12. ¿Tienen máquinas cerca de la puerta? (Patrick: 3 años y 10 meses)
  13. ¿Tenemos que tener boletos para pagar el lavado del coche?  ¿Cómo se paga un lavado del coche? (Darin)
  14. ¿Les dan caramelos a niños? (Darin)
  15. ¿Qué pasa si el túnel de lavado se descompone? (Barb: maestra)
  16. ¿Cuánto dinero cuesta un lavado del coche? (Mike)
  17. ¿Son gratuitos los lavados? (David)
  18. ¿Tienen peces en el lavadero de coches? (Heather: 4 años y 10 meses)
  19. ¿Tienen algo para abrir la llave de agua? (Joseph hizo esta pregunta durante la visita de investigación).

 

Visitas al sitio

La clase se dividió en dos grupos pequeños para visitar el túnel de lavado en la gasolinera Circle K en dos días diferentes. El gerente, Stephen, hizo arreglos para que una camioneta pasara por el túnel mientras los niños observaban (Figura 5). Llevó a los niños adentro del túnel, les explicó el funcionamiento de varias partes de la máquina, contestó las preguntas de los niños y les mostró el cuarto de almacenaje (Figuras 6 y 7). Los niños observaron la maquinaria y el proceso de lavado, bosquejaron varias cosas e hicieron preguntas (Figuras 8 a 10). Figura 5Figura 5. Los niños y Stephen observan la camioneta mientras pasa por el túnel de lavado.Figura 6Figura 6. Stephen, Barb (maestra) y un grupo de niños investigan el interior del túnel de lavado.Figura 7Figure 7. Pam (teacher) and a small group of children watch a car as it goes through the car wash.Figura 8Figura 7. Pam (maestra) y un grupo pequeño de niños contemplan mientras un coche pasa por el túnel de lavado.Figura 9Figura 8. Jeff, de 5 años y 5 meses, y Mike bosquejan algunas partes de la maquinaria del túnel de lavado.Figura 10Figura 9. Mike bosquejó los tubos de jabón.

Después de cada visita, los niños compartieron con el resto de la clase sus observaciones, pensamientos y detalles de sus investigaciones. Siempre incluimos este proceso de compartir información en la reunión de la mañana, pero también notamos que los niños conversaban entre sí sobre sus observaciones durante el período de juego libre, la merienda, el almuerzo y en otros momentos a través del día.

Varios niños parecían tener en común un interés en los tres colores distintos de jabón y la manera en que el jabón pasaba por tuberías desde barriles ubicados en el cuarto de almacenaje hasta las bocas de las mangueras dispensadoras en la máquina del túnel de lavado. Consultaron unos con otros sobre esto, independientemente de si sus compañeros de clase habían notado o no los colores distintos del jabón.

Cuando varios niños varones construyeron túneles de lavado en el área de bloques, hablaron sobre la placa mecedora de metal que habían observado, ubicada en el piso del túnel de lavado. Hablaron sobre la manera en que la rueda de un coche encajaba en esta placa y que así enviaba a la máquina de lavado el mensaje que el coche estaba en el lugar adecuado y listo para lavarse.

Las maestras también notamos conversaciones entre los niños sobre el letrero electrónico que mostraba la secuencia de cada ciclo en el proceso de lavado. Les intrigaba a los niños el paso del “Vortex Dry System” (sistema Vórtice de secar) y el símbolo de un tornado, usado para representar el paso de secar el auto. Estos detalles generaban muchas conversaciones, y los niños en muchos casos los incluyeron más tarde en sus propios diseños de túneles de lavado.

El libro de agradecimiento

Después de que todos habían visitado al túnel de lavado, los niños dictaron sus memorias sobre sus observaciones para incorporarlas a un libro de agradecimiento para Stephen. Cada niño también ilustró su propia página del libro (Figuras 11 a 14). Figura 11Figura 11. Patrick, Faith (de 3 años y 11 meses) y Megan (de 3 años y 3 meses) preparan sus páginas para el libro de agradecimiento.12Figura 12. “Gracias por mostrarnos el agua que quita el jabón”. PatrickFigura 13Figura 13. “El coche se movió para adentro, y luego roció agua para fuera otra vez”. FaithFigura 14Figura 14. “Gracias por mostrarnos por dónde sale el jabón”. Megan

Cuando se había completado el libro, las maestras lo compartimos con los niños durante la reunión de la mañana. Luego se les ofreció la opción de presentarlo a Stephen durante la hora de actividades y proyectos. Cinco niños decidieron ayudar a presentar el libro, y caminaron con una maestra a la gasolinera Circle K para llevárselo a Stephen. Él se alegró al ver a los niños y repasó el libro con ellos.

La representación del conocimiento obtenido mediante la investigación práctica

Los niños todavía estaban emocionados por el tema del lavado de coches. El conocimiento obtenido mediante la investigación práctica inspiró el juego de construir túneles de lavado durante muchos días en el área de bloques. Por ejemplo, Darin hizo un camino que conducía al túnel de lavado que había construido con bloques de unidades. El bloque ubicado encima era la máquina de lavar coches que se movía de un lado a otro para lavar el coche (Figuras 15 y 16). Mientras David jugaba con el túnel de lavado junto con sus compañeros de clase, se dio cuenta que faltaba la máquina donde se mete el dinero. Agregó este detalle y demostró que los coches tenían que parar allí primero (Figura 17). Figura 15Figura 15. Darin pasa una camioneta de juguete por su túnel de lavado hecho con bloques de unidades. Figura 16 Figura 16. Una vista de cerca del túnel de lavado de Darin muestra que usó una variedad de bloques. Figura 17 Figura 17. Un niño hace que su camioneta pare al lado de la máquina para pagar el lavado.

Scott, de 4 años y 4 meses, construyó con bloques de unidades un lavadero con mangueras rociadoras, del tipo de lavaderos donde uno lava su propio auto (Figura 18). Figura 18 Figura 18. El lavadero de Scott, construido con bloques de unidades, necesita un diseño distinto del túnel de Darin.

Los niños gozaban de jugar con los lavaderos y túneles que sus compañeros de clase habían construido. Los diseños seguían evolucionándose; por ejemplo, Jeff y Patrick agregaron numerosas “máquinas de pagar” al túnel de Darin (Figura 19). Figura 19 Figura 19. Un grupo de niños usa el túnel de lavado de Darin.

Muchos niños colaboraron usando bloques grandes del patio de recreo exterior para crear un “patio de recreo para coches”, que incluía un túnel de lavado (Figuras 20 y 21). Se usaron tablas de madera además de bloques huecos y rampas para hacer el patio de recreo y el túnel de lavado. Figura 20 Figura 20. Heather y Karen (de 3 años y 9 meses) pasan empujando vehículos por el túnel de lavado de su patio de recreo para coches. Figura 21 Figura 21. Todd (de 4 años y 5 meses) se ha unido a Heather y Karen; detiene un coche encima de una rampa.

Mientras observábamos a los niños construir lavaderos de autos, se nos ocurrió a las maestras otro modo en que los niños podrían representar lo que habían aprendido. Durante una reunión de la mañana, planteamos la idea de usar cajas para zapatos y otros materiales para construir modelos del túnel de lavado. Los niños abrazaron con entusiasmo esta tarea. Las maestras pusimos en la mesa para los padres de familia una nota en la que pedimos donaciones de cajas para zapatos.

Mientras los niños esperaban a que juntáramos cajas, algunos crearon planes de construcción. Se fijaron en una variedad de detalles en sus planes. Por ejemplo, Mark hizo el siguiente plan: “Cuando los letreros se mueven, hace que el agua sea rociada para abajo sobre el coche” (Figura 22). Cuando una maestra preguntó a Megan: “¿Qué vas a poner en tu túnel de lavado?”, esta contestó: “Jabón, agua, secadoras” (Figura 23). Figura 22 Figura 22. El plan de Mark para un túnel de lavado construido con cajas para zapatos indica que “cuando los letreros se mueven, hace que el agua sea rociada para abajo sobre el coche”. Figura 23 Figura 23. El plan de Megan muestra el “jabón, agua, secadoras” que formarán parte de su túnel de lavado hecho de cajas para zapatos.

La construcción de modelos del túnel de lavado

Cuando se dispusieron algunas cajas para zapatos, los niños empezaron a trabajar en sus modelos del túnel de lavado. Este proceso duró aproximadamente 3 semanas, y unos cuantos niños a la vez trabajaban haciendo sus modelos particulares. Al final, 13 de los niños construyeron un modelo del túnel de lavado. Usaron una variedad de materiales, incluyendo cajas para zapatos y tapas para las mismas, cajas para pañuelos de papel, paletas de madera, bajalenguas, palillos coloreados de cerillas, formas geométricas de espuma, papel, marcadores, pegamento líquido y en barra, cinta adhesiva coloreada, tapas pequeñas de plástico, tubos de cartón para papel higiénico, papel duro, cartón, tiritas coloreadas de celofán, tijeras, crayones, pajas y pintura tempera.

Cada día en la reunión de la mañana, los niños describieron los túneles de lavado que construían. Algunos días, otros niños o las maestras dieron sugerencias sobre técnicas de construcción o ideas sobre cosas que podían agregarse a cada túnel de lavado. A medida que la construcción proseguía, las maestras observamos a niños adaptar y usar ideas que habían visto en los modelos del túnel de varios compañeros de clase. Cada día las maestras dispusimos fotos sacadas durante nuestras investigaciones prácticas como referencia para los niños. Muchos las estudiaron detenidamente al tomar decisiones sobre las partes del túnel de lavado que querían incluir en sus modelos.

Desde el principio los niños manifestaron mucho interés en representar la maquinaria del túnel de lavado que se movía de atrás para adelante por encima del vehículo. Cada niño que construyó un túnel de lavado representó esta parte del túnel de lavado. En los modelos de los niños, la máquina se convirtió en un arco móvil (Figuras 24 y 25). Figura 24 Figura 24. El arco en este modelo del túnel de lavado se ha construido con cartón y bajalenguas. Figura 25 Figura 25. Tubos de cartón para papel higiénico y cartón de la tapa de la caja para zapatos son los principales componentes estructurales del arco en este modelo.

Mientras se iban construyendo los modelos del túnel de lavado, los niños se esforzaban mucho por idear maneras de mover el arco; su meta era poder jugar con los modelos usando coches de juguete Hot Wheels® u otros vehículos pequeños. Algunos niños construyeron modelos que requerían sostener el arco por la parte superior y moverlo para adelante y para atrás. Muchos niños hicieron rajas en sus cajas para zapatos para meter palillos de madera y usarlas para mover el arco por encima de los coches que se lavaban (Figuras 26 a 28). Figura 26 Figura 26. Para “lavar” un coche con este modelo, el usuario agarra la parte superior del arco y lo desliza hacia adelante y hacia atrás. Figura 27Figura 28 Figuras 27 y 28. Estos son dos de varios modelos con rajas en los lados de la caja para zapatos, para permitir la entrada de palillos de madera que pueden usarse para mover el arco.

Joseph fue el primero de los niños en construir un modelo del rociador de agua en su túnel de lavado. Después de notar que él había incluido este componente en su diseño, muchos más niños agregaron rociadores a sus túneles de lavado. Joseph describió su túnel de lavado como sigue: “Teníamos que hacerlo derecho. Tengo un rociador de agua. La máquina del túnel de lavado va de un lado a otro. Yo lo coloreé. Yo tenía una luz verde y una luz roja. Las luces señalan cuándo el coche está lavado. Las luces se apagan, y la camioneta se va ya que está limpia. Cuesta $46,00” (Figuras 29 y 30). Figura 29 Figura 29. El objeto rojo, anaranjado y verde es el modelo de Joseph del rociador de agua. Figura 30 Figura 30. Joseph lava un camión de bomberos de juguete inmediatamente después de terminar su modelo del túnel de lavado.

Otros niños incorporaron a sus modelos la idea de Joseph del rociador de agua (Figura 31). Figura 31 Figura 31. El modelo de Heather también tiene rociadores de agua.

Karen empezó a construir su túnel de lavado fijando puertas a la entrada y la salida. Recordaba que Stephen, el gerente del túnel de lavado, había hablado de cerrar las puertas cuando hacía frío afuera para que el agua no se congelara. Después de recortar las puertas de su caja de zapatos, decidió volver a fijarlas. Típicamente durante actividades de construcción para un proyecto, las maestras disponemos variados materiales como cinta Scotch®, cinta de pintor y cinta para embalar. Karen ya conocía la cinta trasparente para embalar por su trabajo en proyectos pasados, y decidió usarla para bisagras y fijar puertas funcionales a su modelo del túnel de lavado (Figura 32). Figura 32 Figura 32. Puertas funcionales en el modelo de Karen del túnel de lavado se basan en la afirmación del gerente del túnel de lavado, que las puertas del mismo se cerraban durante el tiempo frío para evitar que el agua se congelara.

Karen y muchos más niños usaron coches tipo Hot Wheels® al jugar con sus túneles de lavado modelo. Cuando su modelo estaba completo, Karen dictó la siguiente descripción: “Yo nada más hacía algunas cuentas. El coche maneja encima de las cuentas. La máquina va de un lado a otro. Las puertas se abren y se cierran. Yo cierro las puertas en el invierno. Cuesta $3,00”. Las maestras especulamos que las “cuentas” que Karen describió eran trozos de papel morado que ella había fijado al fondo de la caja, los cuales parecían representar parcialmente los rieles de guía del túnel de lavado real (Figura 33). Tal vez Karen no se percatara del término “riel de guía” y describiera este componente del túnel de lavado usando términos que le tenían sentido. Los rieles de guía en muchos modelos del túnel de lavado se representaban con pajas.

Figura 33 Figura 33. El túnel de lavado modelo completado de Karen incluye “cuentas” de papel.

Vera fue una de los últimos niños que crearon modelos del túnel de lavado; había observado los procesos de construcción de sus amigos y había observado cada uno de los modelos descritos durante las reuniones de la mañana. También miró las fotos del túnel de lavado antes de empezar su propia construcción. Siguió mirando fotos mientras construía su modelo. A veces andaba al área de exhibición de túneles de lavado para refrescar la memoria y considerar lo que quería incluir en su modelo (Figura 34). Agregó muchos detalles, incluyendo luces verdes y rojas en el interior y el exterior, una máquina para pagar, dispensadores de jabón y agua, y hierba en el exterior del túnel de lavado. Figura 34 Figura 34. Vera trabaja para construir su túnel de lavado.

Más tarde Vera describió su modelo: “Puedes entrar. Dime si mi túnel de lavado está descompuesto. Si está descompuesto, no puedes entrar. Tiene hierba, una máquina con jabón y agua y puertas que se abren y se cierran. Cuesta $18,00” (Figura 35). Figura 35 Figura 35. El modelo completado de Vera incluye “una máquina con jabón y agua”.

David empezó al dibujar con crayones la mayoría de los detalles de su modelo del túnel, construido de una caja para zapatos, pero decidió “construir” algunos detalles y dibujar otros después de mirar modelos hechos por Patrick, Todd y Heather (Figura 36). Más tarde describió su modelo: “Mi túnel de lavado tiene secadoras. Tiene luces verdes y rojas adentro para decir al coche si puede ir o no. Tiene una cosa para decir qué son los ciclos. Tiene una pagadora por fuera. Las luces afuera dicen al coche si puede entrar o salir. La cosa amarilla es donde la rueda lo empuja para abajo para señalar al túnel de lavado que puede andar. Cuesta $14,00” (Figura 37).Figura 36 Figura 36. David le explica a Barb (maestra) que quiere usar crayones para agregar la mayoría de los detalles de su túnel de lavado. Figura 37 Figura 37. El modelo completado de David incluye tales detalles tridimensionales como secadoras, luces verdes y rojas y una máquina para pagar.

Juego temático relacionado al túnel de lavado

A medida que el proyecto se acercaba a su fin, las maestras notamos que todavía les interesaba a los niños usar sus modelos del túnel de lavado para jugar con coches Hot Wheels® y otros vehículos pequeños de juguete (Figura 38). Figura 38 Figura 38. Una niña mueve un coche pequeño hacia su modelo completado, construido con una caja para zapatos.

Cierto día en el área de bloques, Scott, David y Karen, la directora del Centro de Cuidado Infantil, crearon diversos tipos de lavaderos de coches usando sus cuerpos. Se turnaron haciendo de cuenta que eran coches que pasaban por el túnel de lavado. A veces hacían un arco con los brazos para moverse alrededor del coche como en un túnel de lavado que rociaba agua y funcionaba automáticamente. También hicieron la cuenta a veces de lavar el coche a mano, y se fijaron en limpiar con paños los faros, las luces traseras, el techo y el capó (Figuras 39 a 41). Figura 39Figura 39. Dos niños y la directora del centro se turnan haciendo de cuenta que son el coche que se está lavando. Figura 40 Figura 40. El “coche” pasa por el túnel de lavado automático. Figura 41Figura 41. El “coche” se limpia y se seca a mano.

Durante todos estos juegos, los niños hablaron de la secuencia de pasar por un lavadero de autos.

En todo momento de la Fase 2 del proyecto de lavaderos de autos, nos parecía que las preguntas de los niños manifestaban un interés intenso en las porciones del túnel de lavado que no aparecían a la vista y los detalles del funcionamiento de la maquinaria. Más tarde, cuando construyeron los modelos del túnel de lavado, vimos los mismos detalles emerger en sus producciones.

Estos mismos detalles empezaron a verse en el juego temático sobre el lavado de coches que ocurría tanto dentro como fuera del salón de clases. Nos sentimos sorprendidas y agradadas al ver el gran número de detalles que los niños recordaron y la facilidad con la que incorporaron a su juego este conocimiento nuevo.

Reflexiones sobre la Fase 2

Durante toda la Fase 2, los niños usaron mucho tiempo conversando sobre los modelos que construían y dándose consejos unos a otros. Las maestras alentamos estas interacciones de apoyo. Observamos que muchos de los niños que al principio no participaban tanto en el tema llegaron a interesarse más profundamente en el mismo a causa del entusiasmo de sus compañeros de clase.

Durante el proceso de elaborar representaciones, uno de los mayores desafíos que los niños parecían enfrentar era acertar en los detalles. Las maestras observamos mucha discusión entre los niños sobre las partes que todavía tenían que agregar, como la máquina de pagar. Varios niños recordaban detalles diferentes, y las discusiones incluían comentarios y preguntas como: “Ah, todavía necesitas añadir una máquina de pagar a tu túnel de lavado” y “¿Cómo hiciste la máquina que se mueve por encima el coche?”

Hallamos que al disponer fotos detalladas de todos los diversos componentes del túnel de lavado, especialmente de las secciones sobre las que los niños hicieron más preguntas, podíamos proporcionarles un apoyo considerable mientras construían sus modelos. Mientras exploraban maneras de representar las varias partes de la máquina de lavar coches, los niños se sentían animados al revisitar el túnel de lavado mediante las fotos. Es importante sacar buenas fotos mientras hacemos las investigaciones prácticas ya que no siempre podemos volver a visitar personalmente el sitio de investigación. Hemos aprendido que es importante fotografiar a los niños relacionándose con el perito de la visita, y también sacar fotos detalladas de primer plano de objetos que los niños ven durante la experiencia práctica.

Las maestras también notamos que los niños aprendieron y usaron varios vocablos nuevos durante la Fase 2 del proyecto: tubería; secuencia; etapas; automático; Vortex Dry System (sistema Vortex de secar); rociadores giratorios; máquina de pagar; entrada; salida; secadoras; ciclos; desagüe; rejilla; sensor; cuartas (de dólar); enjuague; máquina; rieles; luces rojas, verdes y amarillas; jabón rosado, azul y verde; luces centelleantes; tornado; y burbujas.

Fase 3. Se lleva el proyecto a su conclusión

La Fase 3 puede incluir un evento culminante, evaluación cooperativa, actividades adicionales relacionados al tema, conversaciones para planificar un evento culminante, conversaciones sobre proyectos futuros, el arreglo de exhibiciones para padres de familia y otras personas relevantes, y pedirles comentarios a los padres de familia.

Se planea el Museo del Lavado de Coches

Las maestras hablamos a los niños sobre culminar nuestro proyecto. Les dijimos que queríamos hallar una manera de compartir con otros lo que habíamos aprendido. David sugirió que pusiéramos los modelos del túnel de lavado en un museo. Las maestras dijimos que ningún museo los había pedido, pero que podríamos crear nuestro propio museo sobre el lavado de coches en el área de juego dramático. Heather dijo que debíamos hacer algunas invitaciones para que otros pudieran venir a ver nuestros túneles de lavado.

Como parte del proceso de tomar decisiones, las maestras ayudamos a hacer una lista de maneras en que los niños pensaban que podríamos exhibir nuestros túneles de lavado. Las opciones incluyeron montar un museo, hacer invitaciones, exhibir los túneles de lavado alrededor de nuestro salón de clases, hacer un póster y redactar una carta. Durante la discusión sobre todas las opciones diferentes, los niños parecieron enfocarse más en la idea de crear un museo del lavado de coches. Nos parecía a las maestras que tal museo les presentaría a los niños la oportunidad de resumir lo que habían aprendido además de exhibir sus trabajos de representación.

Una vez tomada la decisión, los niños y las maestras hicimos durante la reunión de la mañana una lista de lo que se tenía que hacer para crear un museo de lavacoches. La lista incluía volver a arreglar el área de juego dramático, quitar juguetes y equipos que no se hallarían en un museo, hacer un letrero del museo, escribir descripciones de los modelos del túnel de lavado para incluirlas en la exhibición, crear invitaciones para el evento del museo y enviarlas a los padres de familia.

Cada día en la reunión de la mañana, hablamos de las actividades de la lista que realizaríamos durante la hora de actividades y proyectos. Los niños entonces se ofrecieron de voluntario para ayudar con los “trabajos” que les interesaban. Algunos niños movieron equipos y muebles en el área de juego dramático (Figura 42). Otros ayudaron a crear un espacio de exhibición para los modelos del túnel de lavado (Figura 43). Patrick escribió “Car Wash Museum” (Museo del Lavado de Coches) en letra muy grande con un lápiz en un papel de tamaño póster, luego pintó el letrero (Figura 44). Heather y Mark dibujaron representaciones de coches al borde inferior del letrero para decorarlo (Figura 45). Figura 42 Figura 42. Mark y Faith ayudan a mover equipos y muebles en el área de juego dramático. Figura 43 Figura 43. Modelos del túnel de lavado se exhiben en el área de juego dramático después de que los niños habían quitado muebles y equipos. Figura 44 Figura 44. Patrick pinta el letrero del museo del lavado de coches. Figura 45 Figura 45. Heather y Mark decoran el letrero dibujando coches por el borde inferior.

Heather, Patrick, David, Todd, Jeff y Faith ayudaron a Pam (maestra) a redactar una carta para invitar a familiares y amigos a visitar el Museo del Lavado de Coches (Figura 46). Cuando se habían acabado las invitaciones, Nicole ayudó a “enviarlas por correo” fijándolas a las cajitas de los niños en el salón de clases (Figura 47).

6 de noviembre de 2007

Estimados padres de familia, amigos y maestros:
Vamos a presentar un museo del lavado de coches en nuestra escuela. Los niños hicieron túneles de lavado con cajas, y deseamos mostrárselos. Les acogeremos en el museo del lavado de coches el lunes 12 de noviembre de 2007. Por favor, pasen por el salón de clases para participar en una gira entre las 7:30 y 11:30 a.m. o entre las 2:45 y 5:30 p.m. No se le cobrará ninguna cuota de entrada al museo del lavado de coches pero recibirá un caramelo cuando llegue.

Con mucho cariño,
Los niños del Centro de Cuidado Infantil de ISU

**Nota: La carta enviada a casa durante el proyecto incluía las firmas de los niños, pero estas se han quitado para mantener privadas sus identidades.

Figura 46. La invitación al Museo del Lavado de Coches se creó con la computadora. Figura 47Figura 47. Nicole ayuda a fijar las invitaciones a las cajitas de los niños.

Mientras la clase preparaba exhibiciones para el museo del lavado de coches, las maestras queríamos asegurarnos que cada niño podría participar de alguna manera. Decidimos preguntar a los niños que habían decidido no crear un modelo del túnel de lavado si querían dibujar o pintar un lavacoches para exhibirlo en el Museo del Lavado de Coches.

Angie hizo un dibujo de memoria con marcadores, y lo describió de una manera que demuestra su comprensión del funcionamiento del túnel de lavado: “Esta es la luz verde. Dice Adelante. La luz roja dice Alto. Este es un coche al que le dan burbujas de jabón. El agua lo limpia de las burbujas” (Figuras 48 y 49). Nicole hizo con marcadores un dibujo de memoria especialmente detallado (Figura 50). Dictó la siguiente nota: “Los círculos giran y sale el jabón. El jabón limpia el coche. La luz roja dice Alto. La luz verde se ilumina” (Figura 51).

Figura 48Figura 48. Angie hace un dibujo de memoria para el Museo del Lavado de Coches. Figura 49 Figura 49. El dibujo de Angie representa luces, burbujas y agua. Figura 50 Figura 50. Nicole agrega muchos detalles a su dibujo para el Museo del Lavado de Coches. Figura 51 Figura 51. El dibujo de Nicole incluye las luces de señal y el jabón del túnel de lavado.

Aunque David tenía un modelo del túnel de lavado para exhibir, creó con entusiasmo una pintura para el Museo del Lavado de Coches. Mientras pintaba, Barb (maestra) notó que el niño inclinaba la cabeza para mirar su pintura. Ella se dio cuenta que hacía lo mismo y preguntó si la pintura iba a colgarse verticalmente. Cuando el niño dijo que sí, ella se ofreció para cambiarle la orientación del papel. Él dijo: “No, estoy bien” y completó la pintura, inclinando la cabeza de vez en cuando para mirarlo de lado (Figuras 52 y 53). Figura 52Figura 52. David empieza a hacer su pintura del túnel de lavado. Figura 53Figura 53. La pintura terminada de David, exhibida en el museo, tiene la orientación que él quería, aunque la pintó de lado a propósito.

El letrero completado del Museo del Lavado de Coches se fijó a un mueble alto (Figura 54). Los niños esperaban con evidente afán recibir a los visitantes. Sus dibujos y modelos estaban exhibidos junto con descripciones dictadas a las maestras por los niños (Figura 55). Figura 54Figura 54. El letrero completado les indica a los visitantes la entrada al Museo del Lavado de Coches. Figura 55 Figura 55. Las descripciones dictadas de los niños sobre sus dibujos y modelos del túnel de lavado están exhibidas junto a sus obras.

Mucha gente vino a visitarnos durante el día de puertas abiertas del Museo del Lavado de Coches. Los niños dieron giras y mostraron a los convidados sus propias obras así como las de compañeros de clase (Figura 56 y 57). Aproximadamente 30 a 35 personas asistieron al evento. Estas eran principalmente padres y hermanos de los niños de la clase, pero también asistieron estudiantes de ISU que hacían su curso práctico o empleados estudiantiles, además de la presidenta del Departamento de Ciencias Familiares y de Consumidores. Desafortunadamente Stephen, el gerente del túnel de lavado, no pudo asistir. Figura 56Figura 56. Mike muestra su modelo del túnel de lavado a su madre. Figura 57 Figura 57. Darin le explica el funcionamiento de su túnel de lavado a la presidenta del Departamento de Ciencias Familiares y de Consumidores de la universidad.

Reflexiones sobre la Fase 3

Con frecuencia al comienzo de la Fase 3, les preguntamos a los niños: “¿Cómo piensan que podríamos compartir con otros lo que hemos aprendido durante este proyecto?” Muchas veces los niños luchan por generar ideas que incluyeran el proyecto entero en un solo evento. Esta dificultad puede deberse a una falta de experiencia con maneras de compartir información con un público mayor. En este momento, las maestras les sugerimos a los niños una variedad de opciones de eventos culminantes para su consideración.

Las maestras nunca habíamos considerado la idea de una exhibición al estilo de un museo como evento culminante. Cuando David sugirió hacer un museo, nos dimos cuenta que sus experiencias en la vida habían estimulado esa idea. Su madre era estudiante en el departamento de arte de la universidad, y el niño había asistido a estrenos de galerías y exhibiciones de las obras de ella. Gozamos mucho de las interacciones y conversaciones que siguieron a la sugerencia de David. Nos complació mucho que durante este proyecto, los niños generaran más ideas que las maestras sobre eventos culminantes.

Al final de cada proyecto, las maestras repasamos las Pautas de Aprendizaje Infantil de Illinois y exhibimos los parámetros alcanzados durante el transcurso del proyecto. Agregamos esta lista al final de la documentación de nuestro proyecto para que los padres de familia puedan ver lo valioso del trabajo en proyectos para niños pequeños. Hallamos que entre los 105 parámetros, se trataron 70 con actividades que ocurrieron durante el transcurso del proyecto del lavado de coches (ver el Apéndice).

Durante todo el proyecto del lavado de coches, observamos que los niños se relacionaron mucho con los compañeros de clase y se apoyaron unos a otros. Los niños de este grupo tenían mucha habilidad para compartir sus ideas con otros y ayudaban de buena gana a los compañeros a aprender a representar una idea o un componente de la maquinaria del túnel de lavado.

Al reflexionar sobre este proyecto, nos dimos cuenta que podría ser provechoso exhibir una lista de términos y vocablos relevantes al tema explorado. Podríamos apoyar la lectoescritura exhibiendo fotos al lado de términos pertinentes. Durante los años hemos desarrollado mucha habilidad para sacar fotos de detalles a los que tal vez queramos referirnos más tarde, pero podríamos mejorar las maneras de usar nuestras fotos para ayudar a los niños a reflexionar y a recordar información.

Los niños parecieron enfocarse principalmente en lo tecnológico y mecánico del túnel de lavado. Les interesaba la secuencia de eventos que ocurren en un túnel de lavado automático además de toda la maquinaria implicada en cada paso de la secuencia: el conductor paga, las luces de señal centellean, el coche entra y activa el mecanismo de inicio, los ciclos proceden, el coche sale después de recibir la señal de salida. No vimos casi ningún juego con agua (como lavar realmente los coches) durante este proyecto. Los niños parecieron ver el agua como algo secundario a los dispositivos mecánicos de la máquina de lavar coches, igual como vieron el jabón como una sola faceta del proceso entero de lavar coches.

En cuanto a la comprensión de la tecnología, creemos que los niños empezaron a captar la idea que todos los componentes de un túnel de lavado tenían que funcionar juntos al momento correcto para crear una experiencia exitosa con el lavado del coche. Los niños aprendieron que el túnel de lavado estaba compuesto de varias máquinas pequeñas que funcionaban según una secuencia particular. Durante la investigación práctica, los niños examinaron muy detenidamente todos los distintos componentes de la máquina del túnel de lavado e hicieron muchas preguntas sobre la función de cada uno. Más tarde, al construir modelos del túnel de lavado, les escuchamos usar términos que el gerente había usado. También les observamos explorar maneras de representar todos los componentes de la maquinaria. Mediante sus preguntas y la información compartida por el gerente, los niños también llegaron a entender que las máquinas sí se descomponen y que se puede llamar a especialistas para repararlas cuando hay problemas.

Hemos descubierto, durante nuestros años de experiencia con el uso del Método de Enseñanza con Proyectos, que a los niños pequeños les interesa mucho aprender sobre las máquinas usadas en varias situaciones de la vida. Con mucha frecuencia, los niños se enfocan en las máquinas, su funcionamiento y lo que pasa cuando no funcionan. Creemos que este proyecto resultó tan exitoso y enriquecedor para los niños, entre otras razones, porque se les dio una perspectiva nueva desde donde mirar el proceso del lavado de coches. No simplemente permanecimos sentados dentro del coche mientras se lavaba; quedamos parados afuera, observamos lo que pasaba y luego entramos a la instalación para observar detenidamente todos los componentes en áreas que la mayoría de los clientes nunca tienen permiso de acceder.

Deseamos mejorar nuestro método de pedir los comentarios y consejos de los padres de familia. No hemos buscado activamente tales comentarios ni consejos. Ahora, al trabajar para compartir con otros nuestro trabajo en los proyectos, vemos el valor de crear un formulario de comentarios para los padres de familia, que puede usarse al final de cada proyecto que completemos con nuestras clases.

Información de las autoras

Barb Gallick es maestra partícipe en el Centro de Cuidado Infantil de la Universidad Estatal de Illinois. Da clases junto con dos otras maestras en una clase de múltiples edades que sirve a niños de entre 3 y 6 años de edad. Barb tiene la licenciatura en ciencias de educación primaria con una asignatura secundaria en educación infantil y la maestría en currículo e instrucción con un énfasis en educación infantil. Barb sigue aprendiendo sobre el Método de Enseñanza por Proyectos; ha integrado el equipo organizador que coordina el Grupo de Apoyo de Proyectos de Illinois (Illinois Project Support Group) e integra la Red de Instrucción Docente sobre el Método de Proyectos (Project Approach Teacher Education Network).

Barb Gallick
Illinois State University
Campus Box 5060-Child Care Center
Normal, IL 61790-5060
Email: bagalli@ilstu.edu

Lisa Lee es maestra partícipe en el Centro de Cuidado Infantil de la Universidad Estatal de Illinois. Da clases junto con dos otras maestras en una clase de múltiples edades que sirve a niños de entre 3 y 6 años de edad. Lisa tiene la licenciatura en ciencias de educación física y ha hecho muchos cursos pos-graduados de educación infantil. Ha presentado varios talleres y sesiones de capacitación relacionados al Método de Enseñanza por Proyectos.

Lisa Lee
Illinois State University
Campus Box 5060-Child Care Center
Normal, IL 61790-5060
Email: ljlee@ilstu.edu

Apéndice
Parámetros de Aprendizaje Infantil de Illinois tratados en el Proyecto del lavado de coches

A continuación se presenta una lista de las Pautas de Aprendizaje Infantil de Illinois que se alcanzaron durante el transcurso del proyecto del lavado de coches. El proyecto trató 70 de 105 parámetros de aprendizaje infantil: 15 de 21 parámetros de las artes lingüísticas, 9 de 20 parámetros de la matemática, 12 de 15 parámetros de la ciencia, 7 de 10 parámetros de las ciencias sociales, 8 de 14 parámetros del desarrollo físico y la salud, 5 de 10 parámetros de las bellas artes, ambos parámetros de idiomas extranjeros y 12 de 13 parámetros del desarrollo social y emocional.

Las artes lingüísticas

1.A.ECa Entender que dibujos y símbolos tienen un significado y que el texto escrito contiene un mensaje.
1.A.ECb Entender que la lectura progresa de izquierda a derecha y de arriba para abajo.
1.A.ECc Identificar etiquetas y letreros en su entorno.
1.A.ECd Identificar algunas letras, incluso las de su propio nombre.
1.A.ECe Corresponder letras con los sonidos que representan.
1.B.ECa Predecir lo que va a pasar utilizando los dibujos y el contenido del texto como guía.
2.A.EC Entender que variadas formas de texto, como revistas, apuntes, listas, cartas y libros de cuentos, se usan para propósitos distintos.
3.A.EC Usar garabatos, aproximaciones de letras o letras conocidas para representar el lenguaje escrito.
3.B.EC Dictar cuentos y experiencias.
3.C.EC Usar habilidades de dibujo y escritura para comunicar significado e información.
4.A.EC Escuchar con entendimiento y responder a instrucciones y conversaciones.
4.B.EC Comunicar necesidades, ideas y pensamientos.
5.A.EC Buscar respuestas a preguntas mediante la exploración activa.
5.B.EC Aplicar conocimiento previo a nueva información.
5.C.EC Comunicar información a otras personas.

La matemática

6.A.ECa Utilizar conceptos que incluyen el reconocimiento de números, el contar y la correspondencia uno-a-uno.
6.C.ECa Explorar la cantidad y el número.
6.D.EC Hacer comparaciones de cantidades.
7.A.ECb Construir un sentido de tiempo mediante la participación en actividades diarias.
7.B.EC Demostrar entendimiento y utilizar palabras de comparación.
8.B.ECb Empezar a ordenar objetos en series o filas.
9.A.EC Reconocer formas y estructuras geométricas en el entorno.
9.B.EC Hallar y nombrar sitios con palabras sencillas como "cerca de".
10.B.EC Recoger datos sobre sí mismos y sus entornos.

La ciencia

11.A.ECa Utilizar los cinco sentidos para explorar y observar materiales y fenómenos naturales.
11.A.ECb Recoger, describir y registrar información.
11.B.ECb Familiarizarse con el uso de instrumentos que incorporan tecnología.
12.A.ECb Mostrar conciencia de cambios que ocurren dentro de sí mismos y en sus entornos.
12.C.EC Hacer comparaciones entre objetos que se han observado.
12.D.EC Describir los efectos de fuerzas en la naturaleza (por ej., el viento, la gravedad y el magnetismo).
12.E.ECa Utilizar vocablos comunes relacionados con el clima (por ej., lluvia, nieve, con sol, ventoso).
12.E.ECb Participar en actividades de reciclaje en su ambiente.
12.F.EC Identificar conceptos básicos asociados con el día, la noche y las estaciones.
13.A.EC Empezar a entender prácticas básicas de seguridad.
13.B.ECa Comunicar asombro y hacer preguntas sobre su mundo.
13.B.ECb Empezar a estar consciente de la tecnología y cómo influye en sus vidas.

Las ciencias sociales

14.A.EC Reconocer los motivos para tener reglas.
14.D.EC Desarrollar conciencia de las funciones de líderes en su entorno.
15.A.EC Identificar trabajadores de la comunidad y los servicios que proveen.
15.D.EC Empezar a entender el uso del comercio para obtener bienes y servicios.
16.A.EC Recordar información sobre el pasado inmediato.
17.A.ECa Hallar objetos y lugares en ambientes conocidos.
17.A.ECb Comunicar los principios del pensamiento geográfico.

El desarrollo físico y la salud

19.A.ECa Participar en el juego activo utilizando habilidades de motricidad gruesa.
19.A.ECb Participar en el juego activo utilizando habilidades de motricidad fina.
19.B.EC Coordinar movimientos para hacer tareas complejas.
19.C.EC Cumplir reglas sencillas de seguridad al participar en actividades.
21.B.EC Demostrar la capacidad de cooperar con otras personas durante actividades físicas grupales.
24.A.ECa Utilizar habilidades de comunicación apropiadas al expresar necesidades, deseos y sentimientos.
24.A.ECb Utilizar maneras socialmente aceptadas para resolver conflictos.
24.C.EC Participar en actividades para aprender a evitar situaciones peligrosas.

Las bellas artes

25.A.ECd Las artes visuales: Investigar los elementos de las artes visuales.
25.B.EC Describir o responder a sus propias obras creativas o a obras creativas ajenas.
26.A.ECb El drama: Participar en actividades dramáticas.
26.A.ECd Las artes visuales: Participar en las artes visuales.
26.B.EC Utilizar las artes creativas como un modo de auto-expresión.

Los idiomas extranjeros

28.A.EC Mantener el idioma nativo para utilizar en una variedad de propósitos.
30.A.EC Utilizar y mantener el idioma nativo a fin de aumentar y desarrollar habilidades transferibles lingüísticas y de alfabetización.

El desarrollo social y emocional

31.A.ECb Exhibir ansias y curiosidad como alumnos.
31.A.ECc Exhibir persistencia y creatividad al buscar soluciones a problemas.
31.A.ECd Mostrar cierto nivel de iniciativa e independencia.
31.A.ECe Utilizar habilidades de comunicación apropiadas al comunicar necesidades, deseos y sentimientos.
32.A.ECa Empezar a entender y seguir reglas.
32.A.ECb Controlar transiciones y empezar a adaptarse a cambios en las rutinas.
32.A.ECc Mostrar empatía y compasión con otras personas.
32.A.ECd Usar el salón de clase con propósito y respeto.
32.B.ECa Participar en juegos cooperativos grupales.
32.B.ECb Comenzar a compartir materiales y experiencias y esperar su turno.
32.B.ECc Respetar los derechos propios y los ajenos.
32.B.ECd Desarrollar relaciones con niños y adultos.